All Posts By

Agüera-Vidal

LA GUÍA KIT DISTRIBUCIÓN

By Agüera-Vidal, Consejos

Consejos de Agüera-Vidal para un buen mantenimiento

LA CORREA DE DISTRIBUCIÓN ES INDISPENSABLE PARA EL FUNCIONAMIENTO DE SU MOTOR.

Esta pieza sincroniza el movimiento permanente de los pistones y de las válvulas.

El Kit de Distribución se compone de la correa, del rodillo tensor y de los rodillos fijos.

Continuamente utilizada, la correa de distribución es una pieza central del motor cuya ruptura durante el funcionamiento provoca daños inmediatos y graves, pudiendo llegar hasta la rotura del motor.

 

¿POR QUÉ HAY QUE CAMBIAR EL KIT  DE DISTRIBUCIÓN?

  1. Constantemente utilizadas al funcionar el motor, las piezas de la distribución sufren un desgaste natural con la acumulación de kilómetros.
  2. El clima también puede provocar un desgaste prematuro.
  3. Una fuga de la bomba de agua y el escape del líquido de refrigeración pueden reducir considerable la vida útil de la correa de distribución.

EL MANTENIMIENTO

Para proteger su motor, el Kit de Distribución deberá cambiarse obligatoriamente siguiendo las indicaciones de la Guía de Mantenimiento de su coche.

EL CONSEJO AGÜERA-VIDAL

Reemplace la bomba de agua al cambiar el Kit de Distribución. Su sustitución contribuye a prolongar la vida útil del conjunto y evita una segunda intervención. Además, la proximidad de estas dos piezas permite efectuar un único desmontaje y limitar así los costes de la operación.

¿CUANDO HAY QUE CAMBIAR LA CORREA DE DISTRIBUCIÓN?

No existe ningún síntoma que indique el nivel de desgaste de la correa de distribución.

EL CONSEJO AGÜERA-VIDAL

Cambie obligatoriamente la correa a modo preventivo, conforme a las indicaciones del fabricante (consulte la Guía de Mantenimiento de su vehículo).

Por su seguridad, a partir de los 80.000 k.m, solicite consejo a nuestros técnicos.

LA SEGURIDAD DE NUESTRAS PIEZAS

Compuestos por la correa, los rodillo tensores y los rodillos fijos, los Kits de Distribución contribuyen al correcto funcionamiento del sistema de Distribución.

Estos Kits ofrecen unas calidades óptimas y responden a exigentes condiciones de fabricación.

Completamente adaptados a su coche, combinan calidad y resistencia.

Agüera-Vidal y el medio ambiente

Como taller responsable, AGÜERA-VIDAL se implica activamente en el tratamiento de los productos contaminantes:

  1. Acción vigilante dentro de cada etapa del ciclo de vida del vehículo.
  2. Un firme compromiso con el desarrollo sostenible.

Tu taller mecánico en Coria del Río

By Agüera-Vidal

Tu taller mecánico en Coria del Río

Confía tus reparaciones  y el arreglo de tu coche a AGÜERA-VIDAL, tu taller mecánico en Coria del Río.

Somos un taller multimarca con amplia experiencia y profesionalidad, que ofrecemos un servicio integral del automóvil: mecánica, chapa y pintura, venta de vehículos nuevos y usados, electricidad y diagnosis, lavadero y mantenimiento de todas las marcas de coches, ya sean turismos o industriales, y tanto a particulares como a empresas.

Es decir, “Tu taller todo en 1”.

Guía sobre baterías

By Agüera-Vidal, Consejos

Guía sobre baterías

Consejos de Agüera-Vidal para un buen mantenimiento

La batería asegura el arranque y el funcionamiento de los órganos electrónicos y eléctricos de  su vehículo (faros, limpiaparabrisas, reloj, deshielo, radio…). Al arrancar, su batería de 12 voltios deberá producir una chispa de 15.000 voltios.

La batería almacena electricidad durante el funcionamiento del motor para suministrarla  cuando se precisa.

¿Por qué la batería se desgasta prematuramente?

La batería sufre un desgaste natural relacionado con el tiempo y con su uso. Además, las fuertes descargas, el fallo del circuito eléctrico o las temperaturas extremas pueden dar lugar a un desgaste prematuro:

  • El funcionamiento de los consumidores eléctricos (faros, radio, climatización…) con el motor apagado genera una descarga profunda.

Evite hacer que los consumidores eléctricos funcionen inútilmente cuando el  motor está apagado.

  • Un alternador que no produce suficiente energía no recarga correctamente la batería. Y al contrario, un alternador que produce demasiada energía, sobrecarga la batería y la desgasta prematuramente. Por último, las conexiones incorrectas pueden provocar fugas de corriente y acelerar la descarga.

El mantenimiento

Para evitar las disfunciones, revise regularmente  con un comprobador el estado completo del circuito de carga de la batería, en particular al principio del invierno, y así podrá decidir un eventual cambio preventivo de la batería y evitar las molestias de una avería.

  • Las temperaturas extremas dañan la materia activa, reduciendo así la conductividad del electrolito (mezcla de agua + ácido). La batería se debilita y se deteriora.

Nuestro consejo

Si en su uso diario respeta las recomendaciones de mantenimiento, su batería podrá durar hasta 4 o 5 años.

  • Procure que la superficie de la batería esté siempre limpia y seca.
  • En caso de que el vehículo vaya a quedar inmovilizado durante más de un mes, desconecte la batería, descárguela al 100% y guárdela protegida del calor.

¿Sabías que…?

Los pequeños trayectos son los que más energía consumen, pues no permiten que el alternador cargue la batería al 100% (se necesitan 10 k.m para recuperar la energía suministrada al arrancar).

La seguridad de las piezas

Nuestras baterías ofrecen unas calidades óptimas y responden a las exigentes condiciones de fabricación para el correcto funcionamiento de su vehículo.

Completamente adaptadas a su coche, combinan fiabilidad y longevidad. Las baterías tienen 2 años de garantía.

Agüera-Vidal y el medio ambiente

Como taller responsable, AGÜERA-VIDAL se implica activamente en el tratamiento de los productos contaminantes:

  1. Acción vigilante dentro de cada etapa del ciclo de vida del vehículo.
  2. Un firme compromiso con el desarrollo sostenible.

Capítulo 1 – Un chaval a las puertas de un taller

By Historia

A los 13 años, Eduardo mostraba mucho interés por la mecánica, así que se ponía a las puertas del taller de Manuel Torres (especializado en los Citroën de aquella época, como el 11 Ligero), en la calle Fernando Tirado, cerca de su casa. Un día el señor Torres le dijo que pasara y así, en no mucho tiempo, acabó trabajando para él. En una ocasión tuvo que llevar unas transmisiones a realizar unos ajustes al tornero del Garage Paso, una especie de corralón o patio grande, donde se daban cita diferentes gremios: mecánicos, escultores, pintores, artesanos de la fundición… Recuerda Eduardo las enormes hogueras que éstos últimos hacían en el centro de la plaza, donde calentaban el aro de hierro con el que hacían las ruedas de los carruajes; era habitual ver por allí incluso a feriantes de Portugal.

Una vez que Nicolás Muñoz, el tornero, concluyó el trabajo, Eduardo volvió al taller con las dos transmisiones. Al llegar faltaban los pivotes. El jefe no se alteró, pero le dijo: “Mientras no los encuentres no vengas”. Eduardo regresó al torno, pero allí no estaban, así que fue a decírselo al jefe, que le repitió lo mismo: “Mientras no los encuentres no vengas”. Volvió al tornero de nuevo, fijándose por el camino; no aparecían. Otra vez al taller, pero el señor Torres mantenía su postura. Eduardo, confuso y desesperado, volvió de nuevo a ver al tornero Nicolás. “Mire Nicolás -le dijo acongojado-, es que me ha dicho mi maestro que hasta que no aparezcan los pivotes no vuelva por el taller”. A lo que el tornero respondió: “Pues quédate aquí a trabajar conmigo”.

Y así, el joven Eduardo comenzó una nueva etapa en la que aprendió mecanización. Limó, trabajó en el torno, en la fresa, la fragua, cementó (proceso de endurecimiento de una pieza)… Es decir, aprendió a fabricar las piezas que los mecánicos montaban y desmontaban, y lo aprendió rodeado de especialistas de la mecanización y la precisión, profesionales que trabajaban en la Pirotecnia, fundición de cañones, Hispanoaviación. Más adelante, esta etapa, que le marcó para siempre, le sirvió para fabricar sus propias piezas, en una época en la que no había de nada.

Capítulo 2 – Desde un pecebre a un corralón

By Historia

Su maestro Nicolás era amigo de dos mecánicos: Nieto y Molina, éste último uno de los 3 ó 4 profesionales que “tocaban” motores Diesel en Sevilla. Nicolás les deja un espacio bajo el taller de torno, en la zona de los pecebres donde los caballos esperaban mientras arreglaban los carruajes. Eduardo comienza a trabajar para ellos en el nuevo taller, donde sigue aprendiendo, sobre todo de Molina, profesional muy pulcro que le contagió la costumbre de trabajar siempre con absoluta limpieza. Por aquél entonces, otro amigo, Luque, monta un taller en un corralón de la calle Arroyo y se lleva con él al joven Eduardo, que, con 18 años, repara por primera vez en Sevilla un motor Diesel Perkin P6. Allí conoce a Antonio Vidal, comisario de la Policía dedicado también al transporte. Antonio le pide que trabaje para él, a lo que Eduardo accede, para lo que se traslada a su nuevo lugar de trabajo, el taller de Sr. Mora, un mecánico de la empresa Pista y Obras, encargada de la construcción del Aeropuerto de San Pablo. De esa etapa recuerda Eduardo los camiones ingleses de aspecto chato y marca Thornycroft, entrando en fila por la calle Oriente, provenientes de Alcalá de Guadaíra cargados de albero. De manera que Eduardo trabaja ahora para Antonio Vidal, pero en el taller de Mora. Éste, al verlo trabajar, le ofrece seguir allí, pero ahora trabajando para él. Y Eduardo pasó a encargarse de la reparación de todos los camiones en el taller de su maestro Mora.